LA ESPECULACIÓN URBANÍSTICA EN ANDALUCÍA

  D. Juan Clavero

  Ecologistas en Acción

 

Nota.- Ésta es una trascripción de la conferencia pronunciada en las III Jornadas del Patrimonio; La Laja, lo único que ha hecho es destacar en negrita algunas frases que nos han parecido más importantes o llamativas.

   Buenas tardes, gracias por la presentación, y…lo que es evidente es que, ahora mismo, el tema de la especulación no es un tema aislado sino que se ha convertido en algo estructural. Estructural no solamente en el ámbito económico, sino también en el ámbito social. Está,  o estaba , creo que empiezan a cambiar las cosas,  o ha estado absolutamente interiorizado en el ADN de los españoles y sobre todo de los andaluces  que construir es estupendo y que el desarrollo es construir más. 

   Nadie lo pone en duda….desarrollar el pueblo es construir  el pueblo, cuando cualquier ciudadano europeo  lo entiende de otra manera...….. Cuando se viaja al extranjero llegas a una ciudad que  es igual de grande que antes pero está más desarrollada, que está mucho mejor que antes, porque se entiende el desarrollo en Copenhague o en otros sitios distinto a como se entiende aquí. Aquí  desarrollar es construir más. Y construir más es un crecimiento  evidentemente en desorden.

   Tenemos un territorio limitado, tenemos unos recursos limitados, no solamente el agua. Y tenemos unos recursos naturales que son el atractivo de esa inmensa marea, del tsunami  turístico que nos está arrasando, que viene precisamente porque Andalucía es un sitio que tiene un clima agradable, con unos paisajes agradables y unas ciudades agradables,  que hace que se viva mucho mejor en las ciudades andaluzas o en los pueblos andaluces que en los pueblos europeos,  y eso lo que hace es que venga más gente. Por tanto, este paisaje, esas ciudades también son recursos limitados. Lo que está ocurriendo es que se está convirtiendo la presión turística en un inmenso desarrollo inmobiliario que en gran parte nada tiene que ver con el turismo, como veremos ahora, esa  es la excusa del turismo.Se está asociando turismo a construcción, construcción a especulación y los puntos suspensivos que….es el ultimo capítulo de toda esta vorágine que estamos viviendo en Andalucía. 

   Y digo que no tiene nada que ver porque cualquiera que entienda algo de turismo sabe que es turista es aquella persona que viaja utilizando equipamientos turísticos, utilizando alojamientos de hoteles, campings, restaurantes u otro tipo de equipamientos como parques acuáticos, visitas a museos lo que significa el uso y por tanto deja  rentas, recursos económicos en la zona donde se va.   Aquí se confunde turismo con segunda residencia y la segunda residencia se quiere confundir con turismo y no es turismo. En Sevilla once meses y en Chipiona un mes. Son personas que tienen doble residencia y cada vez hay más europeos que tienen doble residencia. Pero no es un tema especialmente turístico, tanto es así que la ley diferencia entre suelo turístico que siempre ha estado asociado al uso terciario,  del uso residencial. En todos los planes urbanísticos. Ahora se intenta mezclar, con lo cual en los suelos residenciales tenemos suelo turístico y se permite construcción. 

   En los planes generales de Urbanismo estaba diferenciado, estaba el uso urbanizable, el no urbanizable y el turístico. Dentro del urbanizable había tres clases: el residencial,   el terciario y el industrial. El terciario incluía el comercial y el turístico y los equipamientos. Por tanto estos eran los modelos de ciudades que hemos tenido, menos el industrial que se ha intentado sacar fuera de la ciudad por razones obvias, el resto ha estado permitido dentro de la ciudad. ¿Dónde se nos ocurre poner una ciudad? Donde haya colegios, centros de ocio…..hoteles. A nadie se le ocurría poner hoteles a 20 kilómetros, era parte de la ciudad el uso terciario. Lo que estamos viviendo es la destrucción de la ciudad mediterránea, está siendo sustituido por un modelo de ciudad basado en grandes urbanizaciones fuera de las ciudades,  con una serie de equipamientos, que están dejando las ciudades como elementos residuales dentro de los planeamientos urbanísticos. Desastre histórico. Lo mismo que nosotros les pedíamos cuentas a la generación de los sesenta por el desastre de Torremolinos o por haber destruido gran parte del patrimonio histórico  de las ciudades con  esos bloques de pisos que permanecen en los cascos históricos ¿pero quién permitió esto?, las generaciones futuras pedirán cuentas a los que han destruido la ciudad mediterránea con sus calles, sus plazas, sus aceras, sus cines, parques y centros comerciales que permitían el  uso público de la calle. No esas urbanizaciones clónicas, por las que se pasa,  como el Novo Santi Petri. Es desolador ver esas calles desiertas con la gente dentro en la barbacoa o jugando  a lo que sea con esos centros comerciales que a las ocho se cierran y no queda nadie.

   Las cosas están cambiando porque en los informes de la Junta de Andalucía dice que el sector turístico es el que está haciendo mayor presión en el entorno natural, sobre todo en el litoral, con un gran desgaste a nivel ecológico. Esto es así porque mientras el aumento del sector turístico ha sido de un 29    por cien, el consumo de agua ha aumentado en un 128 y un 168 la producción de residuos. Se supone que la actividad económica debe ir encaminada a la reducción del gasto en recursos, o al menos cierta proporcionalidad entre gastos e ingresos. La gestión  es deficiente. 

   El modelo turístico está llevando a un consumo excesivo de recursos, y un crecimiento de producción de residuos inasumible. El Crac va a estar ahí porque el agua es limitada y la capacidad de absorber residuos es la que hay. Si nos vamos al Proyecto Europeo ¿…?que está en la página web del Ministerio de Medio Ambiente, se ve que el crecimiento urbanístico del litoral es apabullante. Málaga tiene el 51 por ciento de su primer kilómetro de costa construido. Málaga hace 50 años tenía 5 ciudades o 10 ciudades en el litoral, muy claras muy compactas, y ninguna urbanización. Ahora vas por la carretera nacional 340 de de Manilva hacia Málaga y es tremendo: un continuo de urbanizaciones. Y al revés, cuando vienes hacia Cádiz, dices ¡pero que bonito es esto! 

   Parece que nos quejamos de vicio, quejarse por el Atlanterra cuando es un grano, teniendo en cuenta el panorama de Málaga que es absolutamente desolador. Pero es que en Cádiz ya hay un porcentaje de costa construido. De hecho,  la política de los Ayuntamientos del litoral es declarar el 100 por 100 del territorio litoral zona urbanizable. Si no está todo es porque hay un parque natural, si no existiera una zona de marismas, como pasa en Chiclana, todo aquello que no está protegido por leyes superiores, sería urbanizable. Igual ocurre con el Parque Natural de la Bahía de Cádiz. Estas son las perspectivas que tenemos. Un Dato: Cádiz en 10 años, del 90 al 2000 ha aumentado la superficie de Campos de Golf en un 710%. Son crecimientos exponenciales. ¿Hasta Cuando? ¿Cuál es la capacidad de carga? ¿Cuántos podemos poner? Málaga en infraestructuras de autovías ha aumentado en un 763% la superficie dedicada a Autovías. Bueno ¿Y esto quién lo paga? Esto lo pagamos todos los contribuyentes para dar servicios a esas inmensas urbanizaciones que han supuesto además una especulación del suelo y negocios inmobiliarios que han movido miles de millones de euros y que sin embargo no han repercutido en la población. Se ha pagado con dinero público el gasto en infraestructuras y la plusvalía se lo ha llevado quien se lo ha llevado.

    Se dice que en Andalucía ha aumentado el sector turístico, y esto no es verdad. Esto es una auténtica falacia. El sector turístico es construir hoteles. Implica una inversión con un equipamiento que genera puestos de trabajo. Evidentemente habrá que discutir como en todo dónde se ponen. No hay duda de que una industria de construcción de  automóviles o de aviones genera empleo. Ahora bien el negocio está en la producción de aviones no se negocia con el suelo. Los hoteles se ponen en principio con una vocación de continuidad,  a nadie se le ocurre poner una industria para decir  lo construyo, lo pongo, lo cierro y me voy. El negocio está en la gestión del equipamiento, se gana dinero en cuanto se pone el hotel, por tanto, lo que hay que discutir es donde se pone la fábrica y donde se pone el hotel.

          (Propone la construcción de hoteles integrados en la ciudad,  como Arcos de la Frontera,  y no fuera de ella, como Chiclana)

   Pero digo que es una mentira porque el gran negocio que hay aquí no es el turismo, es la venta de pisos y la venta de chales, es la construcción, que es muy distinto. Aquí no se trata de construir para atraer al turista sino para vender, y los que compran son especuladores inmobiliarios.

   ¿Cómo puede ser que un pueblo con cuatro mil habitantes planea construir cincuenta mil viviendas? ¿Cómo van a venir a vivir cincuenta mil personas? Es imposible. Pero se venden las viviendas. ¿Qué está ocurriendo? Se construye porque se compra, y se compra como una inversión. Ahora mismo en Andalucía, el crédito inmobiliario supera al crédito industrial. Uno se lo cuenta esto a un holandés y se queda alucinado. ¿Cómo? ¿Qué en tu país el dinero que hay prestado a la gente  es mayor para comprar viviendas que para montar empresas y negocios?  Insólito. De hecho somos con mucho el país más endeudado de Europa con créditos a la vivienda, porque hay gente que se endeuda para comprar pisos que vende antes de pagar porque a los cinco años ya se le ha duplicado el precio. 

   Estamos en una burbuja inmobiliaria que dicen que algún día explotará y yo estoy deseando que explote porque los precios no paran de subir, el doble el triple…Hay países europeos que se mantiene el precio de la vivienda y otros que ha subido un dos o un tres por ciento, exactamente igual que sube el índice de precios al consumo. Un país dónde los sueldos suben un tres por ciento, y el índice de la vivienda sube un diecisiete por ciento es insólito y aquí lo vemos como algo normal.Pero esto ocurre y ocurre porque se permite. Es falso que a más vivienda construida sea más barata la vivienda. Es mentira que a más suelo urbanizable será más barato el suelo. Como preconizaba la política del PP, y está defendiendo también la Junta de Andalucía. Veremos que hay medios para conseguir vivienda barata y no como están  haciendo los Osuna y compañía. Como lo de San Fernando…No es  sólo que se esté desarrollando un modelo urbanístico inconveniente, inadecuado, que va a suponer un coste económico, social y medioambiental tremendo a medio y largo plazo, sino que además se está haciendo en muchos casos en la más absoluta ilegalidad. 

   Tenemos una Ley de Costas que está bien, tenemos muchas leyes que están bien. Si uno coge la ley de ordenación del territorio, vemos que las facultades que tienen los Ayuntamientos para paralizar obras son tan apabullantes que es imposible construir. Te pueden cortar el acceso con máquinas, te pueden cortar el agua y la luz, te pueden quitar los materiales de construcción. Constrúyete una casa sin luz, sin agua y sin materiales. Es imposible. Viene una máquina todos los días y te corta el camino. Y no tienes derecho a denunciarlo porque la ley les permite a los Ayuntamientos cortar los accesos a las viviendas que están en construcción ilegal. Y no digo nada de las multas que pueden poner los Ayuntamientos por construcción ilegal. El 10% del valor de la vivienda de forma indefinida. Has construido por un valor de 10 millones y te ponen todos los meses un millón de multa. A ver quién aguanta pagar un millón de pesetas mensuales. El poder  que tienen es tremendo. Las Leyes en general están bien. La Ley de Costas dice que los acantilados son bienes de interés público, y se debe construir a 100 metros del mojón, pero vemos muchos casos que este queda dentro de la parcela. ¿Esto cómo se permite? Estos bloques de pisos en primera línea de playa no se han hecho en un día. El problema es que la ilegalidad se ha instalado de tal forma que se justifica. La ilegalidad no significa no tener papeles sino conseguir papeles de forma ilegal, cosa que está bastante generalizada. La aprobación de planes parciales, las recalificaciones de suelo, al margen de las normas legales. Y lo que se espera es que los ciudadanos tengan que ir al Juzgado, para defenderse contra las obras de la Administración que teóricamente es la que nos defiende a nosotros. Podemos entrar en una dinámica absolutamente perversa que hace que los ciudadanos tengamos que gastarnos dinero para defender la legalidad. Tenemos ejemplos increíbles. Esto es en San Roque. ¿Quién ha permitido esto? Quien lo permitiera y lo vendió debería de demolerlo. El mojón de Costas está en la puerta de la casa. El modelo sigue. El otro día tuve que ir a Marbella por razones varias. Hacía veinte años que no iba. Me encuentro un cartel de promoción en inglés. Al lado del Mar. Apartamentos anunciados en Penhouse. Esto es una revista pornográfica. Toda la costa está construida. Este es el modelo que se sigue planteando. 

   Repito que las cosas están empezando a cambiar. ¿Qué pasa con las ilegalidades? Tenemos una administración Municipal que tiene las competencias en materia urbanística, y no aplican la legalidad porque la mayoría son gente del pueblo o gente de fuera que dan dinero para que no se aplique la legalidad. Nos encontramos con un poder judicial que en su mayoría ha mirado para otra parte. Y nos encontramos con una Junta de Andalucía que tiene competencias subsidiarias en materia urbanística y que también ha mirado para otra parte cuando se ha tratado de Ayuntamientos gobernados por el PSOE. Sólo ha actuado cuando los Ayuntamientos han sido de otra formación política. Cuando la Justicia ha actuado y ha dado orden de demolición, la sentencia no se ha aplicado. Los establecimientos están abiertos, están en actividad y no tienen licencia de apertura. Yo hago una pregunta, si en Las Beatillas,  en una Fiesta de fin de año con más de mil personas,  llega a haber un accidente ¿Qué ocurre? Esperemos que no ocurra nada. La permisividad que ha habido hasta ahora con la especulación y las ilegalidades es tremenda.

   El nuevo invento está en el turismo de golf. Ahora veremos que es absolutamente falso lo que se dice del turismo de golf. Voy a dar datos. El turismo de golf es que todos los europeos quieren jugar al golf. Y quieren jugar al golf en Andalucía, además quieren tener una casa en el mismo sitio donde juegan al golf. Esta es la regla de tres que se sacan todos los alcaldes. Uno va a Inglaterra y se encuentra que hay dos millones de jugadores de golf. Hay muchos mas jugadores de fútbol, pero sin embargo no nos planteamos llenar todo de campos de fútbol. Los campos de fútbol necesitan unas instalaciones mas pequeñas, una hectárea, necesitan mucha menos agua, mientras que un campo de golf exige por lo menos 60 hectáreas. 600 mil metros cuadrados. En Inglaterra hay más gente que viaja por el mundo para ver pájaros,  que para jugar al golf. Igual que hay más gente que viene a España para ver monumentos que para jugar al golf. Yo no juego al golf. A mi particularmente me parece absurdo tirarse unas cuantas horas para meter una pelota por un agujerito. Es una opinión particular. Pero lo que no es una opinión particular es que el golf sea una excusa para que nuestro territorio, en Levante, en Andalucía,  se llene de instalaciones ajenas al propio paisaje y se llene de urbanizaciones en medio del campo porque lo señores que viene a jugar tienen que tener el chalet al lado. Es nuestro problema que el juego de la pelotita se convierta en una excusa para recalificar grandes extensiones de nuestro territorio. Independientemente de que sea propiedad privada, los bosques y el paisaje son públicos, como afirma la Constitución.

   Los campos de golf son urbanizaciones encubiertas. Todas. El otro día estuve en  la Loma de Santi Petri. Un montón de chales y en medio el campo de golf, significa que si tú le quitas los chales no se hace el campo de golf.

   Una anécdota: Antes de ayer estuve en una reunión para tratar temas urbanísticos y allí estaban el secretario general de la Consejería, mogollón de alcaldes, los sindicatos toda la gente más o menos implicada. Y como representante de los ecologistas,  un servidor. La ley general de ordenación del territorio en Andalucía establece que los campos de golf se consideran como instalaciones deportivas, nunca como residenciales. ¿Queremos un campo de fútbol? Se considera uso deportivo. ¿Queremos un campo de golf? También se considera uso deportivo, pero el uso deportivo no permite construir casas dentro del campo de fútbol. El representante de los empresarios de Andalucía afirmó que para que un campo de golf sea rentable requiere  mil viviendas construidas. Después de montar el mitin yo  dije que estaba totalmente de acuerdo con el Presidente de la CEA., cosa que les dejó un poco alucinados, porque es evidente que los campos de golf sin urbanizaciones y desarrollos inmobiliarios no son rentables, y dado que, según los empresarios,  todo lo que no es rentable económicamente debe desecharse, propongo, en total acuerdo con este señor, que se prohíban los campos de golf por su baja rentabilidad .La Lógica es esa. No hay un solo campo de golf que no lleve incluido desarrollo inmobiliario. Además se está creando un problema: grandes urbanizaciones fuera de las ciudades que después tienen que gestionar los Ayuntamientos. El señor que decide irse a vivir a una urbanización después necesita y pide al Ayuntamiento un autobús que recoja a sus niños para ir al colegio, tengo el mismo derecho que los que viven dentro de la ciudad.  Pedirá el transporte urbano,  ya que se ha declarado zona urbana el lugar donde vive, pedirá la recogida de basuras, etc. Los Ayuntamientos se creen que declarar una zona urbanizable es dar una licencia, cobrar los impuestos y después que la gestión es un problema de la comunidad de vecinos. Toda esta publicidad que estamos viviendo: promoción de chales, después pone campo de golf debajo, luego lo que se vende no son campos de golf sino chales. Así se han cargado el litoral de Chiclana, que lo ponen como desarrollo turístico. 

   Va a haber una jornadas sobre el futuro del litoral organizadas por la Diputación y va como ejemplo de desarrollo el Alcalde de Chiclana. Tiene guasa que esto se considere ejemplo de desarrollo, cuando lo que han hecho ha sido destruir prácticamente todo el litoral.

   El otro problema que genera esto es el consumo de recursos. El principal es el agua. El agua que tenemos es limitada, y por mucho que hagan más pantanos no va a llover más. Si un pantano está por la mitad y hago otro debajo, lo que hago es echar un poco de agua para abajo, no va a haber más agua, estarán los dos pantanos a un cuarto de su capacidad. De hecho estamos consumiendo más agua que la que tenemos. Lo que hace falta es diseñar políticas de reducción del consumo de agua. Políticas estructurales. Que en el funcionamiento de las ciudades se haga todo con menos agua. El nuevo campo de golf que han hecho entre Jerez y El Puerto, que lo ha hecho el señor Pacheco como equipamiento de utilidad pública,  y las viviendas que hay adjudicadas tenían que ser todas de Protección Oficial. ¿Por qué? Porque legalmente es el parque de las viviendas de Protección Oficial. Todo este maremágnun que hay alrededor del Carrefour, legalmente es una promoción de viviendas de Protección Oficial. Legalmente es “El Parque de las Viviendas”.  Es como cuando Bahía Sur era las tiendas de las instalaciones deportivas. Ustedes saben cómo empezó Bahía Sur. Hicieron un campo de fútbol, dijeron que había que hacer unas tiendas como equipamiento deportivo.

   ¿Qué ocurre con el gasto de agua? Se dice que se utilizan aguas residuales. Es mentira. Un campo de golf viene a gastar medio hectómetro cúbico al año, y los que hay ahora mismo en la provincia, que son veinte, consumen diez hectómetros cúbicos al año, el consumo de una ciudad como San Fernando, incluso más. Si se hacen todos los que se quieren hacer, setenta campos de golf en Cádiz. Con el agua que tenemos ahora mismo ya tenemos problemas como ocurrió el año pasado que fue un año de menos lluvias. Imagínense si ocurre ahora mismo un periodo de sequía como el del 91-94, sería fatal porque estamos en peores condiciones que en la anterior sequía, cuando se supone que si te ha cogido una historia grave tienes que estar más preparado para la siguiente, y sin embargo, estamos en una situación mucho peor que la anterior.

   Lo curioso de la historia es que lo que se vende es lo que se está destruyendo. Me he preocupado de ver algunas revistas turísticas. Esto es de la página del domingo del diario “El País”. ¿Qué se vende? Lo que se está destruyendo. Playas de Almería. No te ponen el Algarrobito. En el anuncio del Cabo de Gata, los mismos que se están anunciando un paisaje natural son los que construyen y lo destruyen. Otro anuncio de la Junta de Andalucía, te venden una playa solitaria. Mantener eso es mantener el atractivo turístico del futuro. ¿Qué hacen? Ponen una foto de playa, que es lo que les gusta a los turistas y luego construyen donde estaba la foto. Señor, ponga usted el hotel retranqueado de la playa y permita que los turistas puedan ir a bañarse, a pasar el día, hacerse la foto e irse. El modelo turístico tiene que ser conservador y no destructor. Un acantilado construido con chales te lo venden como playa paradisíaca. Es increíble. Es publicidad engañosa. Se han  construido en el límite del Parque Natural de la Breña, en Caños de Meca,  unos bloques que son ilegales. Estamos en lo de siempre. ¿Tenemos que gastarnos nosotros dinero en recursos, abogados, pleitos, para hacer que se cumpla la ley? No. Quien tenía que estar actuando allí era, en primer lugar, el Ayuntamiento, en segundo lugar, la Junta de Andalucía y también los fiscales, que tienen la obligación de actuar cuando hay indicios de delito. Se están convirtiendo paisajes maravillosos como este que todos conocéis, y todavía está contenido, no se ha convertido en Atlanterra, pero lleva camino. Somos tan torpes, teniendo zonas de fama internacional. Uno va a Londres y se encuentra con Trafalgar Square, tú a un inglés no le tienes que explicar qué es Trafalgar porque vive allí. O te vas a París y te encuentras la plaza del Trocadero como una de las más importantes. Sin embargo le preguntas a uno de aquí por el Trocadero y lo desconoce. Trafalgar porque ha sido hace poco el bicentenario. Son zonas que no sólo tienen valor paisajístico sino también histórico. Todo lo que se les ocurre para celebrar el aniversario es construir otro hotel, para que ni siquiera podamos tener la percepción de lo que es esto, que además lo acaban de declarar monumento natural. Es no saber. El cabo es muy bonito, se puede recorrer, pero no tienen porque poner el hotel delante. El señor que vaya a ver aquello es como si alguien viene a ver el Museo del Prado desde París desde Londres, no quiere decir que tenga que tener el hotel en el Museo del Prado. Nosotros tenemos la posibilidad de ver el cabo, el faro. Lo que se pretende es construir allí. 

   Se ha construido en Roche, en primera línea de playa, sin respetar el límite  de servidumbre, se han destruido habitats y especies protegidas con la autorización de la Consejería de Medio Ambiente. Esto es ilegal. Legal desde el punto de vista de que está con papeles de todo el mundo. Pero ¿Cómo es posible que se permita destruir zonas que están clasificadas a nivel europeo como zonas prioritarias, con especies protegidas en peligro de extinción,  como el enebro marítimo? Es lamentable.

   En El Puerto de Santa María, donde la declaración de impacto ambiental, por las presiones que hemos hecho, dice que todas las zonas forestales tienen que quedar no urbanizables. El nuevo plan que ha presentado el Ayuntamiento esta semana va a incluir algunas como urbanizables. Evidentemente tendremos que ir al Juzgado, evidentemente, pero no tenemos porqué estar los ciudadanos partiéndonos la cara por defender el interés general y encima, por defendernos de los que están incumpliendo la legalidad. 

   Les presento una estadística de la Consejería de Turismo. Encuestas que les hacen a los turistas. Es curioso. ¿Qué es lo que más valora el turista en Andalucía? Lo primero el clima. Se entiende que viene en verano para pasarlo bien. Para poder salir por las noches. La playa, que no es lo mismo. Viene más gente por el clima que por la playa. Visita de monumentos un catorce por ciento. Turismo de naturaleza un ocho por ciento, que es bastante. Después lo compararemos con el golf. Visitas familiares. Fiestas. Relativamente poco, a la Feria de Sevilla o los Carnavales de Cádiz. Por la calidad de vida. Pero fíjense ustedes cuanta gente viene a jugar al golf. Ha ido disminuyendo el porcentaje, desde el tres por ciento en el 91 al cero coma seis en el 2000. Calculen ustedes. Nos llegan veinte millones de turistas a Andalucía, de ellos juegan al golf unos cien mil. ¡Pero es que es una gente con mucho dinero! Parece mentira. Esa idea de que un turista se gasta treinta mil pesetas todos los días. Juegan al golf, pero no son tontos. ¿De dónde saca usted que se gastan tanto dinero? Probablemente el señor que tiene dinero y  viene a ver la Álhambra se gaste más. Se queda alojado en el hotel de cinco estrellas, o en el Parador Nacional. Irá a los mejores restaurantes y se gasta mucha pasta.

   Otros deportes, de naturaleza o de vela,  mueven mucha mas gente que el golf, hace que sea falso que nuestro turismo sea turismo de golf. Los datos de la propia Consejería lo desmienten. El golf es una minoría. Si quieren venir a jugar, que vengan, pero lo que no podemos es hipotecar Andalucía, hipotecar los terrenos municipales en base a una demanda que vemos que es absolutamente minoritaria.

   Un señor ha escrito un artículo comparando el impacto económico y social que genera el turismo residencial, entre comillas, es decir,  construir casas y construir hoteles. Es apabullante la comparación.  El turismo de servicios genera ocho veces más empleos que el residencial. Tiene una serie de problemas. Construir genera mucho empleo local. A veces, cuando se hace una paralización de obras hay mucha gente cabreadísima porque la construcción genera  mucho empleo local, desde el menos cualificado, el peón,  hasta la venta, la cantera, el transporte. Un  hotel está más inaccesible al trabajador poco cualificado. Ese es un grave problema: el bajo nivel de instrucción que hay  en los pueblos de Cádiz y en los pueblos andaluces. El treinta por ciento no han aprobado  la enseñanza secundaria. Eso si que es grave. Ahí es donde hay que invertir. Tenemos un treinta por ciento de la población que no tiene ni siquiera los estudios obligatorios. ¿Qué podemos pensar de la materia gris,  que es lo que mueve las sociedades actuales? Es el caso de Irlanda que eran los pobres de la película y ha superado la renta per. cápita de Inglaterra. Algo habrán hecho. Evidentemente no es construir. ¿Queremos que vengan turistas a Conil? Vamos a construir hoteles  en condiciones donde haya trescientas personas trabajando, que un buen hotel puede dar estos puestos de trabajo. Tenemos algunos datos interesantes, por ejemplo, que para una construcción de mil viviendas o tres mil quinientas plazas hoteleras, que es lo que se suele comparar, porque tres plazas hoteleras equivalen  aproximadamente a una vivienda, son semejantes en la fase de construcción: mil setecientos empleos. Pero en la fase operativa, las viviendas generan cinco empleos, jardineros mantenimiento y limpieza; y los hoteles, sin embargo, generan doscientos cuarenta y seis empleos por año. Es apabullante la comparación. Cuando dicen que la opción del turismo residencial es una opción de desarrollo, de futuro, es mentira. El dinero que se está invirtiendo ahí, podría invertirse en otros sectores económicos más productivos y que generan más empleos.

   Les presento un gráfico de lo que actualmente es urbanizable en Cádiz. Es una burrada. La mancha de Ciclada es espeluznante. También Conil tiene su mancha. Estos son algunos ejemplos de lo que se quiere hacer. En Jerez van cuarenta y siete mil viviendas. En El Puerto van veintiocho mil. En Puerto Real, siete mil. Parecen pocas. Pero una ciudad como Puerto Real, de treinta mil habitantes, pretende casi duplicarse. Y eso parece poco. Las cuarenta y siete mil viviendas de Jerez suponen más que las que hay. ¿Pero cómo en ocho años nos podemos plantear duplicar Jerez? Ciudades que han tenido un trayecto de siglos para llegar a lo que son. ¿Nos podemos plantear duplicarlas en ocho años?

   Si nos vamos a sitios más pequeños, Tarifa, que tiene diez mil habitantes, se plantea diez mil viviendas. Zahara de los Atunes, después de lo que se ha construido, que ya es increíble, porque ahora mismo tiene ya más casas que habitantes,  se plantea construir tres mil viviendas más. Es una situación,  que a la hora de sumar, tenemos en Cádiz, en la costa, doscientas mil viviendas previstas para construir. Un millón de personas. ¿Qué hacemos con eso? 

   Ya lo decía antes Chamizo, el Defensor del Pueblo. La organización del territorio no se puede plantear como la suma de los Ayuntamientos. Hay que tener una visión general. Si necesitamos un Hospital General. ¿Dónde va? Cada Ayuntamiento no puede tener un hospital. Aquí necesitamos una Universidad. Hay que hacer una ordenación general para que no se de la locura a la que nos estamos abocando.

   El mismo turismo de golf que comentaba antes. Ahora mismo tenemos veinte campos de golf que ocupan cuatro mil hectáreas. El caso de Marbella es alucinante. Marbella tiene veinte campos de golf que ocupan treinta millones de metros cuadrados. El veinticinco por ciento del término municipal. La cuarta parte del término municipal son campos de golf. Hay previstos no se cuantos más. Yo creo que no se los van a dejar hacer. Muchos no incumplen ni siquiera la declaración de impacto ambiental. ¿Tenemos que estar siempre vigilando que se cumpla lo que debe cumplirse?  Si la Consejería de Medio Ambiente dicta unas normas para los campos de golf hay que vigilar que se cumplan. Son los Ayuntamientos los que tienen que hacer que se cumplan.

   Les muestro un gráfico con los campos de golf que tenemos. En verde los que se riegan con agua reciclada. Hay dos en San Roque, uno en Jerez y otro en Chiclana. Se acabó. En rojo los que están abiertos y regándose con agua que no es reciclada. Agua de pozo,  agua de río o agua de canales.  Ilegal en teoría. En azul todos los previstos. Y faltan algunos. En El Bosque hay uno en proyecto, que acabamos de recurrir en contra de él. En Olvera hay dos. En Prado del Rey acaba de autorizar  la Consejería hace un mes y medio un nuevo campo de golf. Y además permite que se riegue con agua de Grazalema. De los sesenta que hay aquí, hay que suponer setenta. ¿Eso lo aguanta Cádiz? Respuesta de la Consejería: Depende de los promotores. Ellos verán. Si no es rentable, ellos verán. ¿Y el agua de dónde sale? Que se la busquen. Yo le autorizo un campo de golf y usted tendrá que buscar agua. Debe ser al contrario, el promotor debe justificar unos gastos de agua viables y la Consejería autorizarlo. Pero vamos al revés. Hemos llegado a una situación del “todo vale”. Esto es un claro ejemplo de agresión al territorio: brutal.

   Tenemos una ciudad como El Puerto de Santa María, fundada en 1270 por Alfonso X El Sabio, que durante ochocientos años ha crecido hasta los 25.000 habitantes. Éstos tenía cuando yo llegué allí en los años setenta. Ha crecido hasta los 80.000. Apareció un primer diseminado. Casitas de súper lujo. Vistahermosa. Pocas casas y mucha zona verde. El resto era campo. Era bosque. ¿Qué ha pasado?  Ha desaparecido casi todo el bosque. Quedan las dunas de San Antón, porque es propiedad pública. Incluso esto lo han intentado urbanizar. Han hecho un camping tremendo con casas y todo dentro. Vean ustedes lo que ha ocurrido. Esto es la saturación. En el Plan nuevo todo está urbanizado. Queda alguna mancha verde porque la ley obliga. No quiere decir que haya árboles. Había un bosque precioso de pinos.  Todo va urbanizado. Esto es el 100 por 100. Esta otra zona no está urbanizada porque es la base militar y no pueden. Tampoco en el Puerto. Y tampoco en el Parque Natural. Se acabó. La política es: Todo lo que se puede urbanizar se declara urbanizable. 28.000 viviendas. Vamos a ver quién paga eso.

   Tenemos el caso de Medina Sidonia. Un pueblo que tiene todo lo que hay que tener para ser un pueblo con atractivo turístico. ¿Qué más puede desear? Tiene un Parque Natural. Patrimonio natural. Y patrimonio histórico. Tiene restos arqueológicos y monumentos fenicios, romanos, cristianos, musulmanes. Pues todo lo que se le ocurre al Ayuntamiento para potenciar el desarrollo turístico de Medina, que no hace falta desarrollarlo, porque lo tiene todo,  es pasar de 150 hectáreas urbanizadas a 1.300 hectáreas. Multiplicar por siete. Todo esto con tres campos de golf porque los turistas, si no vienen a jugar al golf, no vienen a Medina. Hay que ser torpe si no eres capaz de captar turismo para Medina como no sea jugando al golf. La cosa es tan alucinante que vendrán a jugar al golf, si es que les dan el permiso para hacer los campos, y no se enterarán dónde están. Porque estos “paquetes” que te organizan es igual que los que van a Punta Cana, en la República Dominicana.

   Yo he estado hace poco, por razones de trabajo, en la República Dominicana. Estuve una vez en mi vida, porque me invitaban, en uno de esos hoteles de la pulserita. Me quedé “flipao”. Y no me arrepiento de haber ido porque vi los catetos españoles que van allí. No salen del hotel. Les ponen la pulserita. Por la mañana en la piscina.  Los niños todo gratis. El cubata gratis. De la piscina a la hamaca. Todo gratis. Cuando vuelven les preguntas que dónde han estado y te dicen el nombre del hotel. No saben dónde han estado. Porque no han salido en toda la semana. ¿Qué ocurre ahora mismo? Que la gente viene a jugar al golf al “Royal Club Country”, no sé como se llama ese que hay en Sanlucar. Los traen en avión. Los paran en Jerez. Los llevan al campo de golf. Juegan. Y cuando vuelven dicen que han estado en Jerez porque les suena lo del Sherry. Y a lo mejor han estado en Doñana. Pero no han estado en Sanlucar de Barrameda. Con lo que tiene Sanlucar. Es de un catetismo apabullante.

    El “todo vale” está llegando ya al límite. La ordenación territorial con las calificaciones que comenté antes de usos residenciales y turísticos se  está cambiando de manera fraudulenta. Éste es un ejemplo de un Centro Comercial que están haciendo apartamentos dentro del Centro Comercial. Dicen que son apartamentos turísticos. Hemos consultado a la Junta de Andalucía y parece ser que eso es absolutamente ilegal porque los apartamentos turísticos no son apartamentos para turistas. No. Es que se vendan las casas a los turistas. Se ha convertido el supuesto uso comercial en uso para viviendas.

    O este caso de unas promotoras cordobesas que sobre el mejor retamar del mundo,  con la excusa de que iban a hacer un campo de golf, han modificado el plan y en lugar del hotel autorizado han empezado a construir apartamentos con una ratio de cada tres camas un chalet, así que van a hacer en lugar de 180 habitaciones, 60 chales. Lo que era un “terreno turístico”con un hotel y con un campo de golf se ha convertido en un campo de golf lleno de chales.

   El otro día, en este debate que comentaba antes, a uno de los argumentos que utilizaban los empresarios de que es bueno construir chales, le contestó el secretario de la Consejería de Obras Públicas, (menos mal que empiezan a decir lo que muchos pensamos),  que lo que tiene que hacer la gente es venir a jugar al golf y no a partir cristales. ¿Qué me está usted diciendo?  Le contestó que aquí hay muchos campos de golf que lo que se hace es partir cristales. Cuando hay ochenta chales metidos dentro del campo, lo que tienes que hacer es vigilar por donde va la pelota porque sino se la metes a un señor por la ventana y le partes el cristal. Y es que es así. Hay muchos campos que son realmente chales con jardines.

   Ya para terminar, yo lo que me pregunto es: Teniendo lo que tenemos ¿es tan difícil organizar un turismo que venga a disfrutar de lo que tenemos sin cargárselo? Porque construir sin parar es la manía de los Ayuntamientos y de muchísima gente, que lo justifica con los puestos de trabajo.

    En la Costa del Sol hasta hace dos años todo era estupendo. Hemos visto a Gil haciendo programas de televisión. Cuando se murió Gil, a su entierro fue Rajoy y fue Gallardón. Se rindió honores a un mafioso y a un delincuente.  Se decía que era un gran hombre. Polémico. Un delincuente es lo que era. Ha habido justificación por parte de las fuerzas políticas del modelo marbellí, que ahora se está hundiendo.

   Lo que hay que plantear es ¿porqué hay que vender para construir? ¿Cuánto vale? Porque yo me imagino que el Acantilado de Barbate no tiene precio. Tiene un valor incalculable. Eso hace que sea único. Y garantizaremos el turismo si garantizamos que se siga manteniendo igual. ¿Cuánto vale la Duna de Bolonia? ¿Cuánto vale el Mirador del Estrecho? Son lugares con un valor único. Estamos entre dos mares y entre dos continentes. ¿Cuánto valen los camaleones? Es que parece mentira, pero lo que le gusta a muchísima gente es ver y jugar con un camaleón. Eso es un atractivo. No un problema. Vivir en una ciudad donde hay camaleones y te los encuentras andando por el pinar es un atractivo turístico. En un estudio que ha hecho el Consejo Superior de Investigaciones Científicas en El Puerto de Santa María sobre los camaleones, resulta que las mejores zonas se han convertido en urbanizables. Se quejan de los ecologistas porque ponen problemas para construir y defienden a los camaleones. Hay que ser catetos. Los enebros marítimos. Un árbol que tiene la mayor población del mundo en Barbate. Una especie única en Europa. Que vas a cualquier botánico europeo y sabe lo que es un enebro marítimo. ¡Y que la gente de aquí no sepa lo que es! ¡Qué se haya hecho lo que se ha hecho con los enebros marítimos aquí al lado, en Roche! Es lamentable. Hay que convertir ese problema en un recurso. Defender una especie vegetal que sólo tenemos aquí. Igual que cuando las personas van a los Pirineos o van a los Alpes y se hacen la foto junto a los abetos. O las secuoyas de California. O paisajes de sabinas, que mucha gente no sabe lo que es una sabina. Es un gustazo, en el río San Pedro el pedazo de bosque de sabinas que hay, que uno se cree que eso no es Andalucía. ¿Cuánto vale una ciudad romana al lado de Bolonia? ¡Y quieren construir al lado un campo de golf! Un campo de golf en Bolonia. Hay que ser catetos. Cuando lo que tenemos tiene un valor incalculable. O una playa virgen como la de la Yerbabuena. Estaba aprobado el proyecto de urbanización con quinientos chales,  hotel, campo de golf. Lo conseguimos parar haciendo una acampada. De las pocas cosas que conseguimos parar porque hay mucho dinero por medio. Hicimos una acampada reivindicativa, y la misma Consejería de Medio Ambiente, que había dado el visto bueno para que se urbanizaran quinientas hectáreas de un Parque Natural que tiene dos mil hectáreas, nos puso una  multa de 10.000 pesetas a cada uno de nosotros por acampar ilegalmente en un Parque Natural. La acampada era para impedir que cortaran los pinos para urbanizar. Os podéis imaginar el percal. Es un ejemplo de lo que hay que hacer. Ahora mismo es agradabilísimo pasear por el Pinar de Barbate. La gente, cuando hay un camino en condiciones, lo respeta y mantiene el entorno. Posibilita que dentro de cincuenta años siga existiendo el cabo de Trafalgar, siga existiendo ese camino y no nos lo carguemos como pretenden con los famosos hoteles. Otra cosa. No hay ningún lugar en la provincia que se pueda ir a ver un estero. Esto es una forma tradicional de pesca. Se puede denominar recurso de interés etnológico, de usos y costumbres. Tú vas a Francia y visitas una granja y estás viendo las cabras, y después ves cómo hacen el queso y te lo pasas de maravilla. Todo esto son recursos etnológicos. Pero somos tan brutos que tenemos una cultura, la cultura de los esteros, con la posibilidad de poder hacer tu parrilla de pescado a la plancha. Eso no tiene precio. Pues se quejan de las salinas: que no sirven para nada, que había que eliminarlas, que atraen a los mosquitos… Nos estamos peleando con los marroquíes y con los saharauis por el tema de la pesca y resulta que tenemos nuestra propia producción de pescado por los suelos. 

   Si seguís los chistes del Roto, lo dicen todo. El que venía antes de ayer era buenísimo. Salían dos mafiosos al lado de un árbol y le dice uno a otro: Hay que cortarlos de chicos porque cuando se hacen grandes se vuelven reivindicativos. 

   Se acabó.

                                               

cerrar