EL MONTE PÚBLICO DE LA DEHESA DE ROCHE (II)

HISTORIA, VALORES NATURALES, PROYECTOS Y PROPUESTAS DE USO

 Lola Yllescas Ortiz

 Geóloga y Profesora de Ciencias Naturales

 

PROPUESTAS DE ACTUACIÓN PARA EL USO PÚBLICO.

 Área recreativa de El Colorado

 Se pretende adecentar y organizar una superficie de 24 Has. en la zona de pinar próximo al núcleo urbano de Barrio Nuevo-El Colorado. Para ello se desmontará el cerramiento actual de malla galvanizada y se sustituirá por otro de malla ganadera de madera. En el interior de esta superficie se pretende instalar un kiosco-bar con estructura de hormigón y madera. El camino de este Área recreativa se arreglará con una construcción de sub-base de zahorra seleccionada. Igualmente, se instalarán cubre-contenedores de madera para los residuos sólidos urbanos y se delimitará una zona de juegos infantiles. Por último, la zona contará con un total de 80 conjuntos de mesas y bancos de mampostería y madera y de 40 barbacoas.

 Miradores

 En el Monte Público se pretenden construir dos Miradores a los que se les llamarán Mirador de Conil y Mirador de los Enebros. 

El Mirador de Conil se sitúa en la explanada en la que está el Faro de Roche (1020 m2), explanada que se mejorará con un pavimento de zahorra seleccionada. En el borde el acantilado se instalará un vallado de muro de mampostería con valla tejana de madera anclada. El Mirador constará de un mobiliario formado por bancos de madera y papeleras. 

El Mirador de los Enebros se construirá sobre el borde litoral del pinar comprendido entre el límite con Chiclana y la Urbanización Roche. Este Mirador supondrá una estructura de madera con planta hexagonal de unos 4 metros de diámetro. Su camino de acceso estará limitado con valla tejana y se habilitará un aparcamiento de 330 m2 entre la Vereda de Cádiz y el citado Mirador.

 Accesos a la playa

 Desde los aparcamientos existentes en la carretera que une la Urbanización Roche con el Faro se habilitarán tres accesos a las calas con vallado de valla tejana de 58 metros, 56 metros y 146 metros respectivamente.

 Senderos

 Se diseñarán en todo el Monte Público un total de 40.843 metros de senderos señalizados. De ellos, 12.342 metros serán senderos peatonales, 14.480 metros serán senderos para caballo y 14.021 metros senderos para bicicletas. Todos estos senderos tendrán sus correspondientes puntos de inicio y balizas cada 250 mts. 

PROPUESTAS DE LA LAJA

 La necesidad de control urbanístico y deslinde  del Monte Público

 Como La Laja ya ha manifestado reiteradamente, es necesario que cesen las construcciones ilegales en el suelo no urbanizable próximo e interno al Monte Público; el estudio realizado en 2001 por la Consejería de Medio Ambiente detecta unas 500 construcciones ilegales en el interior del citado Monte Público. Que esto se pare será responsabilidad de la Consejería de Medio Ambiente pero, sobre todo, del Ayuntamiento de Conil.

 Del mismo modo, es absolutamente imprescindible que la Consejería de Medio Ambiente realice el definitivo deslinde del Monte Público Dehesa Roche para evitar malos entendidos e intentos de usurpación de los que La Laja ya ha tenido conocimiento.

La recuperación de la casa próxima al faro y propiedad del Estado. 

Se trata de una casa de planta rectangular, construida con ladrillo, mampuesto y mortero de cal, cubierta a cuatro aguas con teja, edificada a fines del siglo XVIII o comienzos del XIX, como cuerpo de guardia anejo a la Torre de Roche. Tenía capacidad para 16 hombres y estaba destinada al control del contrabando que se introducía a través de las calas próximas al faro. Esta edificación tradicional pertenece al Estado (Ministerio del Interior), en la actualidad es usada como cochinera por particulares,   encontrándose en irreversible proceso de deterioro. Hasta ahora ni la Demarcación de Costas del Ministerio de Medio Ambiente, ni la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, ni el Ayuntamiento de Conil, han decidido rehabilitarla y darle uso. Dado su carácter público, su situación junto al futuro mirador y faro o sus valores tradicionales, característicos de la arquitectura popular, parece idónea para instalar en ella un Punto de Información Ambiental en donde se pudiesen exponer y conocer los valores geográficos, históricos, geomorfológicos, botánicos, pesqueros y paleontológicos de la zona, además de los usos públicos del Monte. La Laja está en condiciones de comprometerse para diseñar los contenidos del deseable Punto de Información.

                                     Antigua casa de la Guardia Civil y faro  de Roche                                                           

 La necesidad de planes de educación ambiental

En La Laja somos de la opinión de que lo que no se conoce no se valora y por ello proponemos que en las proximidades de senderos elegidos, se señalicen con su nombre y origen especies arbustivas y arbóreas de especial interés. De igual modo, en zonas bien conservadas se han de instalar paneles descriptivos del sistema forestal.

 En las áreas recreativas y miradores, además de las previstas papeleras, proponemos la instalación de paneles educativos sobre la necesidad del cuidado y limpieza de la zona. 

Por otro lado, existe un antiguo proyecto del Ayuntamiento de Conil para instalar un Aula de la naturaleza en lo que se conoce como Casa Forestal; a La Laja le parece que es una idea que debe ser recuperada y llevada a la práctica con el proyecto que nos ocupa. 

La necesidad de conservación y limpieza: medidas administrativas

 Proponemos que la Guardería Forestal y la Policía Local de Conil realicen una labor de vigilancia para que la limpieza se consiga y, por otro lado, se cumplan las determinaciones de usos recreativos del Monte Público. Se ha de contemplar las posibles multas o sanciones a los infractores. 

La necesidad de un Plan Complementario de Uso Forestal

 Aún sabiendo que el uso público ordenado es deseable, no se puede olvidar que estamos ante un bosque que tiene diversos aprovechamientos forestales. Estos aprovechamientos, fundamentalmente de piñas y leña, son responsabilidad de la Consejería de Medio Ambiente y las consideramos absolutamente imprescindibles para que el bosque siga conservando su carácter. El uso público y el aprovechamiento forestal han de ser complementarios y compatibles. 

El control de los accesos a las calas. 

Las calas próximas al puerto, situadas bajo los acantilados existentes entre la urbanización Roche y el citado puerto pesquero, tienen cada año más visitantes y usuarios. Esto trae consigo un enorme tránsito de personas y vehículos (incluso coches, aunque esté totalmente prohibido), pisoteo y deterioro irreversible del escaso suelo y su difícil y rastrera vegetación. Que el proyecto fije senderos desde los aparcamientos a las calas, limitados por vallado, nos parece imprescindible.

 La exclusión de vehículos a motor en los senderos

 En los distintos senderos de nuevo diseño para uso público proponemos la prohibición total de vehículos motorizados, en particular las motos y los ruidosos “quads”. De manera especial nos oponemos a que se haga por el litoral de las calas del faro, ya que se trata de una zona especialmente frágil y ya demasiado expuesta al transito de personas y bicicletas.

 El control de los paseos a caballo.

 Los paseos a caballo deben concretarse en los distintos senderos que existen en el interior del pinar, pero no somos partidarios de que transiten por el litoral de las calas del faro por los motivos ya expuestos en el apartado anterior.   

CONCLUSIÓN

 La Laja considera este proyecto importante por su capacidad de ordenar y adecuar los usos del Monte Público y de esta forma garantizar la conservación, producción y disfrute de dicho Monte, ya que estamos ante un espacio, no solo atractivo sino biodiverso y valioso. Pero este proyecto no debe ser un proyecto que implante unas pequeñas infraestructuras  y carezca de continuidad. Ha de tener un mantenimiento continuo y una vigilancia propia, y ha de cumplir no solo una función recreativa y turística sino también formativa y educativa.

Pero para llevarse a cabo, previamente, la Consejería de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Conil han de llevar a cabo el deslinde del Monte, evitando infracciones urbanísticas y usurpaciones de territorio.

cerrar